Donde Comer En La Ampolla

Pero en su carta también resaltan los platos de pescado de la lonja y el arroz caldoso de bogavante. L\’Ampolla es una acogedora villa marinera, que no fué nunca asaltada por el turismo belicoso. Rincón de veraneo frecuente por familias tortosinas y del interior de la comarca del Baix Ebre, mantiene la esencia y la familiaridad de un pueblo de poco mucho más de 3.000 pobladores. El puerto pesquero con las típicas redes de pescadores extendidas al sol y las testeras de las viviendas con porches pintados de blanco, conviven con las terrazas de los sitios de comidas de las grandes sagas familiares de hosteleros en primera línea de mar. Su costa alterna tanto las minúsculas calas de rocas en la parte norte como las amplias playas de arena fina en la parte sur.

La esencia mediterránea se hace hueco en este paraíso donde tierra, mar y río conviven, dando vida a un ecosistema perfecto para las plantaciones arroceras, los enormes olivares y las cientos de aves que habitan su laguna de las Ollas. Desde su faro, la bahía del Fangar mira con envidia, al otro lado del Delta, la increíble hermosura ribereña que dibujan las playas de este concejo. Sitios ideales para que, junto con vuestra tabla de surf, doméis el bravo oleaje. Y no puedes irte sin saborear nuestra influencia deltaica en platos como la fideuá, l’anguila en suc , la anguila ahumada, el arroz negro y el arroz a banda, entre otros muchos.

/ Otras Cocinas Españolas

Si no estáis demasiado cansados, la iniciativa es que el día de hoy veáis con más tranquilidad que el primero de los días de qué manera el mar va perdiendo intensidad y el cielo se vuelve rojizo, lila y al final obscuro desde primera línea de mar. ¿De qué forma? Os proponemos que tras haber reposado la comida, les dirijáis hacia l\’Ametlla de Mar hasta llegar a la Cala del Águila, ya en el término del Perelló. El paseo avanza junto a la orilla del mar, resiguiendo los viejos caminos de ronda, que hasta recientemente transitaban los carabineros para vigilar la actividad de los contrabandistas, que aprovechaban la oscuridad de la noche en este litoral tan abrupto. Los tramos rocosos se intercalan con pequeñas calas de piedra pequeña, donde se acumulan los guijarros que arrastra el agua durante las riadas.

Si hace buen tiempo y el sol aprieta, daros primero un baño en la playa del Baconé, una playa de piedras y de agua clara próxima al pueblo. Ahora refrescados, podéis coger el camino costero GR-92 y caminar en dirección norte, más que nada para inspeccionar el terreno y ver una bonita panorámica de L\’Ampolla al fondo cuando empiece a caer el sol. Cuando notéis que os habéis deshecho del estrés urbano, ya podéis ofrecer la vuelta otra vez hacia el pueblo, dónde les recomendamos que os deis una vuelta por el recorrido marítimo, para seleccionar el lugar del primer homenaje gastronómico. L\’Ampolla pertence a las poblaciones que más ha invertido en la promoción de este molusco que se cultiva en inmejorables condiciones en las bahías del Delta. Y tenemos que decir que, a pesar de que no está al alcance de todos los bolsillos, aquí podréis evaluar ostras a unos costes bastante asequibles. Si tenéis ganas de una aceptable mariscada, enfrente del puerto pesquero de L\’Ampolla hallaréis este restaurante de cocina mediterránea, de servicio acogedor y buenas vistas.

donde comer en la ampolla

Desde aquí se regresa al punto de partida bordeando los campos de arroz de la región y resiguiendo los límites del espacio protegido. Cabe decir que la Bassa de les Olles es una laguna rodeada de arrozales y de dunas al lado del mar ante la Bahía del Fangar. Es frecuente poder observar gran cantidad de aves acuáticas y si poseemos alma de biólogos disfrutaréis bastante, porque se encuentra dentro de los espacios húmedos más singulares de Europa, con una flora igualmente difícil de encontrar en otros sitios. El Goleró se encuentra en el final de un viejo brazo del Ebro que conecta con el río, a la altura de la isla de Gràcia, con la Bahía del Fangar. seguramente podía ser la desembocadura del río en el siglo XI, como señalábamos anteriormente.

Restaurantes Destacados

El menú de Azara La Chiviteria de l\’Ampolla aún no está disponible. En nuestra web vas a encontrar una gran selección de otros menús de l\’Ampolla. Unos de los artículos mucho más apreciados de la villa es la ostra del Delta. La podrás probar tanto cruda como cocinada en las recetas de la ostra más originales que desarrollan nuestros restauradores.

donde comer en la ampolla

Antes de ofrecer la vuelta, observad las vistas de l\’Ampolla desde el Delta, y añadid las instantáneas a tu álbum de fotos especial. Sí, un arroz en alguna de sus variedades más autóctonas; arroz negro, arroz a banda o el tradicional de marisco. De lleno en el centro de l\’Ampolla, a primera línea de mar y delante mismo del puerto pesquero, encontraréis este pequeño hotel de 21 habitaciones. Simple, agradable y totalmente equipado, el Hotel La Roca Plana proporciona una estancia satisfactorio y sosegada con una aceptable relación calidad-precio. Con unas espléndidas vistas sobre el puerto deportivo de L\’Ampolla, encontramos el lugar de comidas del Club Náutico, uno de los clásicos del concejo. Regentado por los hermanos Montero, de familia con extendida tradición en el planeta de la restauración, su cocina luce por los sabrosos arroces y fideuás, aparte del marisco y los platos de pescado, siempre del día.

De hecho, l\’Ampolla es famosa como la puerta de entrada al Delta del Ebro, exactamente porque su área municipal se adentra hacia el mar, formando el hemisferio derecho del Delta. Y lo que mucha gente no sabe es que se llama de esta manera, “Ampolla” -botella en catalán- por la manera que tiene, entre el mar y el río, ya que hace siglos allí se situaba la vieja desembocadura del río Ebro. Empezó siendo un chiringuito de playa y se convirtió en un restaurante con todas y cada una de las letras, de renombre y de una categoría increíble.

Cocina de mercado muy mediterránea, fresca y marinera, con especial atención por los datos. Postres caseros y una terraza que invita en verano, acaban de redondear una comida deliciosa acariciados por la brisa del mar. Una tasca marinera como las de antes, un bar de pescadores para los fanáticos de la cocina simple de siempre.

Después de un buen desayuno -mirando al mar siempre y cuando sea posible- coged las bicis -si no traéis bicis propias podéis alquilarlas en la empresa Delta Tourístic and Rent, situada en l\’Ampolla mismo- y preparaos para ingresar de pleno en una reserva natural. Os proponemos una ruta de unos catorce km, capaces por todos los públicos, asimismo para pequeños, que recorrerá el área protegida del Parque Natural del Delta del Ebro. El itinerario que les aconsejamos va desde l\’Ampolla hasta la Balsa de las Ollas y llega hasta el Goleró.

Tanto en esta bahía, la del Fangar, como la ubicada en frente de Sant Carles de la Ràpita, la de los Alfacs, las aguas son tranquilas y el fondo está cubierto de extensas praderas de algas, esto hace que este sea un ecosistema muy fértil para criar marisco. Una vez llegados a las estructuras marinas que sirven para producir marisco, el guía nos va a explicar de qué manera se realiza todo el proceso, desde la cría hasta la obtenida. Asimismo podréis ver un pequeño museo de antiguos y modernos instrumentos de trabajo relacionados con estos cultivos entre otras curiosidades. Ahora para finalizar la visita, y en exactamente la misma plataforma, vamos a poder llevar a cabo una degustación de artículos autóctonos de la Bahía, como son las ostras y los mejillones, acompañados de un buen vino blanco. Este pueblo pesquero debe su nombre al dibujo, con apariencia de botella, que la antigua desembocadura del río Ebro plasmo en el terreno, ganándole así espacio al mar.