Donde Comer Paella En Alicante

El de costilla con verduras y el caldoso asimismo tienen gran predicamento si de arroces charlamos, si bien lo habitual es marchar uno de los 2 con los que iniciamos la reseña, que se tienen la posibilidad de consolidar con una oferta de pescado a la plancha bastante extensa. Desplegado sobre una terraza con vistas al muelle, Cala Bandida es otro de los place to be de la Costa Blanca donde ver y dejarse ver. Por suerte, también se come espectacular y aunque las vistas haya que pagarlas, el esfuerzo merece la pena si a los arroces nos referimos. Denia, Jávea o Calpe forman parte primordial del mapa culinario valenciano, donde podemos encontrar la mayor concentración de estrellas Michelin de la Red social Valenciana.

En 2021, el 86% provienen de la Comunidad Valenciana, con 146 restauradores instalados en València, 62 en Alicante y 33 en Castellón. Si bien también han sido distinguidos 23 cocineros de otros puntos de España, como Madrid, Córdoba, Ávila, Jaén, Formentera, Cuenca, Vizcaya o Barcelona, entre otros. Y, internacionalmente, locales de países como Colombia, Costa Rica, Emiratos Árabes, USA, Italia, México o Reino Unido recibieron 11 propios.

Marina Alta

Síguenos en Flipboard para conocer novedosas recetas, actualidad sobre nutrición y gastronomía y nuestras revistas llenas de ideas y recetas para todos. Curioso y aconsejable el de pulpo y calabaza, tanto seco como meloso, o muy apetecible siempre el arroz \’sucio\’ de sepia y alcachofa. Fuera del arroz, encomendarse al rossejat de fideo fino con sepia y cebolla asimismo es siempre y en todo momento aconsejable. Arrimarse a Alicante ciudad y no dejarse caer por el Dársena es un pecado que un amante de la buena mesa no debería dejar huír. Otro icono arrocero, estandarte de la capital, donde se lleva enamorando a partir de arroces desde 1961 en un ámbito único. Es un regalo para el paladar, la vista y el olfato.

donde comer paella en alicante

O mejor aun, un arroz meloso del senyoret con todo bien peladito. Lo peor, el no poder tomarlo en una terraza enfrente del mar. Si no fuese por eso, prometo que valdría la pena viajar a Alicante para gozar de de los mejores arroces que he tomado jamás.

Opinión

Ahora en los principales, el arroz a banda, el marinero o las opciones con bacalao son indispensables. La carta no es amplia, pero los arroces sí gozan de buena variedad, siendo el Sevilla uno de los más demandados . Al lado de él, yo recomendaría el de conejo y caracoles, con esa impronta serrana, o el del Señor Vera, con mero, alcachofas, ajetes y almejas. Hay que tener en consideración que hablamos de una región de cultivo de hortalizas, con lo que las legumbres y las verduras también son responsables de varios de los platos clave que componen la comida tradicional alicantina. El producto viene de la lonja de Santa Pola, sin duda de enorme calidad.

donde comer paella en alicante

Además de ello, buenas fideúas -incluyendo una negra- y también atrayentes proposiciones alén de lo frecuente como el arroz caldoso con pez limón y rebozuelos o el de verduras con cabrito. Mención particular para, cuando es temporada, gozar del caldoso de señorito. La sierra alicantina se yergue en este confín limítrofe con la Región de Murcia y con Castilla-La Mancha, donde no es de extrañar que los arroces más destacados sean aquellos en los que caracoles y conejo, preferiblemente de monte, están presentes.

Restaurante Galicia, La Marina

Alicante se está haciendo un nombre como de los mejores lugares culinarios más esenciales de España, si bien esta zona del sureste siempre y en todo momento tuvo un gran talento gastronómico. Tiene música ambiente, por si no disfrutas este tipo de sitios. Ubicado en el centro Alma de Barra es un ubicación realmente bonito, el ámbito súper agradable.

El despliegue es de enjundia, todo ello con un entorno elegante, cuidado y magníficas vistas. La carta arrocera no es singularmente larga para los cánones alicantinos, pero en su concentración está su mayor virtud, donde no deberíamos dejar de probar el arroz con sepionet, rape y alcachofas o una paella con pollo y conejo que por sí misma merece la visita. 40 años de historia contemplan a este icono de la Marina Alta, en Denia, a un tiro de piedra del puerto, donde escriben cada día de su travesía con granos de arroz y un buen puñado de recetas tradicionales a las que no perder ripio. El arroz a banda aquí es una experiencia prácticamente religiosa, si bien no se deben dejar de lado el de coliflor y bacalao, el que tenga conejo o las opciones marineras, asimismo trabajadas con bastante gusto. Sea lo que sea, acertarás en una casa a la que conviene venir cuando menos una vez al año.

Quique Dacosta, Alberto Ferruz o Rafa Soler lustran de esta forma el despliegue \’estelar\’ de la región, donde los arroces asimismo son enormes protagonistas. Llama y tradición, como ya hace setenta años, son el premio con el que obsequiarse en otra dirección imprescindible -aunque no tan recorrida- en Albufereta, un vecindario en el norte de Alicante, razón por la que no siempre está plagado de turistas. Una ciudad ribereña tiene muchas ventajas si a gastronomía hablamos.

Casa Julio, Alicante

Allí la voz cantante la llevan las hortalizas y las verduras, a las que siempre acompañan de forma exitosa diferentes animales. Irrealizable omitir de este modo al conejo y a los caracoles, reyes del baile arrocero, que también se surten de pollo, magro de cerdo o incluso ciertas melosidades como la pata de ternera. El furor que Alicante siente por sus arroces es incomparable. Arroces secos, melosos, caldosos, calderos, al horno… Toda la provincia es un frenesí consagrado a una compilación de recetas en las que es difícil no encontrar acomodo.