Donde Comer Paella

Otro mítico de la Barceloneta que rebosa de locales y algún turista bien situado los fines de semana, con sus bancas de madera, sus cartuchos de pescado frito y su arroz negro con berberechos. Hablar de mejores paellas en Barcelona es un marrón y una osadía. Ubicado en el recorrido marítimo de Es Pujols, este característico restaurante español ofrece una cocina estrictamente basada en pescado y diversos tipos de paella.

Y si podéis, dejad sitio para sus postres como los buñuelos de San Isidro o el soufflé Alaska. Entre los restaurantes especializados en arroces con mucho más tradición de Madrid. Fue fundado hace más de 40 años por Vicente y Carmen, y ahora sus hijos siguen con el legado familiar. La extensa arrocería cuenta asimismo con una terraza idónea para las tardes de verano. Los platos estrellas del lugar de comidas Samm son la paella valenciana, un senyoret que cocinan perfectamente, y el arroz al horno. Las paelleras llegan siempre y en todo momento calientes y con una fina cubierta de arroz, por lo que la cocción está en su punto y el arroz nunca llega a agarrarse.

Gastronomía

Los chefs combaten a este crustáceo metiéndolo en la olla, y nosotros consumiéndolos. Casa Carmela es una gran vivienda mediterránea adornada con vistosos azulejos y cerámicas habituales valencianas que resulta perfecto para gozar de una paella valenciana tradicional hecha con leña de naranjo mientras se mira al mar. Añade que es una receta «de carácter indígena» con lo que considera que el restaurante de Valencia que proporciona una aceptable paella valenciana «presta un servicio fundamental”. Siempre siguiendo la línea de puntos del recetario clásico, en L’Alter encontramos muchas variaciones de arroz. Los hay secos, melosos y caldosos; tanto de mar como de campo.

donde comer paella

Este local, escondido en entre las calles del Raval, rebosa encanto con sus aires de casa reconvertida en lugar de comidas. Solo tienen dos arroces y, para nosotros, el más destacable, es el meloso de pato y setas. Este delicioso restaurante se encuentra en Sant Ferran y está experto en paella. Comencemos diciendo que la propietaria, la muy dulce Pili, es de origen valenciana… Tradición y también innovación hallan en este lugar de comidas la expresión máxima de este sabroso plato.

Dónde Comer Paella En València

Lavoe es otro ejemplo de esa nueva ola de sitios de comidas valencianos que quieren llevar el arroz como mucho alto. Su dedo apunta a la alta gastronomía, el producto excelso y los espacios más inclinados a la elegancia minimalista que a la ensaltación costumbrista. La fuerte vinculación de un punto geográfico con una especialidad gastronómica puede ser una maldición.

St. James, de increíble cocina mediterránea, cuenta con tres locales situados en Rosario Pinto, Canalejas, y su emblemático restaurante en Juan Bravo. La calidad de su paella valenciana a la leña es de tal magnitud que su clientela valenciana es increíblemente fiel. Entre los entrantes destacan el bonito en escabeche con salsa y caramelo de ajo o el hummus de garrofó. “Teníamos cierta seguridad y mucha experiencia pero asimismo dudas.

Carlos Ripoll cree que la paella es para gozarla en casa con la familia, por lo que se puso en marcha este emprendimiento en el que tan solo se pueden pedir sus arroces a hogar. Este establecimiento, ubicado en el barrio de Chueca, sostiene su decoración valenciana desde 1935, lo que lo convierte en una genuina barraca valenciana. De origen alicantino, el lugar de comidas Los Arroces de Segis se sitúa en la Calle Infanta Mercedes 109, en el barrio de Tetuán. La paella, efectuada mediante la técnica del sarmiento a fuego realmente fuerte, se efectúa en una cocina aparente que te permite ver como hacen los arroces. Las brasas prosiguen siendo personaje principal en el nuevo emprendimiento del grupo Sagardi en Madrid. Muy conocidos entre los carnívoros, el nuevo restaurante ideado por los hermanos López de Viñaspre se inclina por los arroces a la leña y apuntes marineros.

Si deseas probar la habitual paella valenciana este es el mejor sitio de La capital española. Fue establecida hace más de 35 años y es un clásico para los amantes de las recetas mediterráneas. Como no podía ser de otra forma, su especialidad son los arroces, desde el senyoret hasta el arroz negro, con carabineros o a banda. Los entrantes también son deliciosos, con buñuelos de bacalao, sepia a la plancha o chopitos encebollados.

Paella Marinera

Imagen cedida por Casa Benigna Es un restaurante clásico y muy peculiar, por su vajilla e inclusive su forma de ser útil la paella. En Casa Benigna la presentan en una patella, un envase que consigue progresar su textura y su sabor. Aparte de ser un restaurante increíble con vistas privilegiadas al canal por el que los veleros y navíos de pescadores se adentran en la Marina de València, La Marítima es una de las mejores arrocerías de València. Detrás está la familia Andrés Salvador, cuyos negocios de hostelería llevan décadas ganándose a pulso su buena popularidad. La atmósfera es muy sugerente, las luces bajas y de colores hacen que el ámbito sea muy acogedor. Si tienes suerte y consigues sentarte en la pequeña terraza, cenarás con vistas al mar y al característico mercadillo artesanal .

Y si eres de postre no dudes en pedir su pedida tarta de queso. Situado en el barrio de Malasaña, en la calle Noviciado 2, es popular por tener de las mejores paellas valencianas de Madrid. Siguiendo la práctica valenciana, Bar la Gloria solo prepara paellas todos los domingos, por un precio de 13,50 euros la ración. Comer paella valenciana en alguno de estos cuatro sitios de comidas recomendados es conocer con emoción un plato atávico cocinado a la vieja usanza. En los últimos años Valencia tuvo un considerable boom turístico. Varios de sus visitantes acuden a la llamada de su tiempo, de sus playas, de sus monumentos y de su interesante vida nocturna.

Un fallo en los fuegos, hace cierto tiempo, le logró improvisar y, a partir de ahí, mejoró esta elaboración y técnica asombroso que aplica a diez arroces con fondos trabajados todos los días con mimo. La carta de arroces y fideuás es muy gran, y los costes más que razonables. Pero si tenemos que sugerir arroces, nos decantamos por el trabajo de restauración de recetas olvidadas como la paella original de la Albufera, que transporta con anguila, lubina, ajos tiernos y coliflor.